You are hereBlogs / khantimano's blog / ¿Cómo puedes explicar esto? ¿Porqué si quieres la felicidad te causas a ti mismo el sufrimiento?

¿Cómo puedes explicar esto? ¿Porqué si quieres la felicidad te causas a ti mismo el sufrimiento?


By khantimano - Posted on 21 July 2011

Share this

¿COMO PUEDES EXPLICAR ESTO?

¿Porqué si quieres la felicidad te causas a ti mismo el sufrimiento?

 

Por Khantimano

 

Nadie quiere sufrir. A nadie le gusta tener dolor.

El dolor viene del cuerpo, el sufrimiento de la mente.

El Buda dijo:

“El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional”.

Quizá esta frase te resulte confrontativa porque te cueste trabajo imaginar que existe la posibilidad de eliminar el sufrimiento totalmente. Eso es lo que los budistas llaman el Nirvana y se considera que cuando una persona alcanza el estado de un Buda, algo que se supone que tu también puedes lograr, en ese momento alcanzan la felicidad absoluta, es decir el fin del sufrimiento.

 

El mundo actual parece que camina en la dirección contraria: hace todo para eliminar el dolor corporal, a través de analgésicos. Hoy día con una buena pauta analgésica sólo se resisten el 5% de los cuadros de dolor 1/.

 

El Buda histórico plantea que debemos evitar que cuando sentimos dolor físico nos golpeen dos flechas:

- La flecha del dolor en sí, la cual es inevitable. Sin embargo, hoy día, con esos analgésicos se puede lograr como ya se dijo eliminar el 95% de los dolores corporales.

- La flecha de la aversión al dolor, la cual es evitable. Aunque se requiere entrenar a la mente para lograrlo, a través de la meditación.

 

Es decir que el mundo ha preferido encontrar una solución externa a uno, un analgésico, para eliminar el dolor físico, lo cual suena muy bien, ya que todos tenemos aversión a ese dolor y si lo podemos eliminar de una manera fácil, rápida y sin hacer ningún esfuerzo, pues parece y es una solución muy buena.

 

¿Pero qué pasa con el sufrimiento mental? ¿También existen analgésicos para la mente?

 

Algunos pueden pensar que sí. Vamos a ver.

 

- El mayor analgésico natural contra el dolor físico y contra el sufrimiento mental es el sueño, ya que cuando nos quedamos dormidos nos olvidamos de ambos. ¿Se había dado cuenta?... El problema es que cuando despertamos reaparecen inmediatamente. Es decir, el sueño es sólo una solución muy buena, pero temporal, momentánea. Y algunos dolores muy intensos no nos dejan dormir o nos despiertan.

 

- Algunos recurren al alcohol o las drogas para olvidarse de sus sufrimientos. Por ejemplo cuando tienen una pena de amor o cuando sufren la pérdida de un ser querido o cuando los angustian los problemas económicos, familiares o laborales.

 

Un amigo me dijo un día:

 

“Cuando tienes problemas familiares te refugias en el trabajo. Cuando tienes problemas en el trabajo te refugias con la familia. Pero cuando tienes problemas tanto en el trabajo como en la familia... ¿dónde te refugias? ¿En la cantina? ¿En la iglesia?”.

 

- Ciertamente otros buscan reducir su sufrimiento o hacerlo más sobre llevadero acudiendo a su Dios, poniéndose en sus manos, cultivando su fe.

 

- Algunos sufrimientos mentales, como la depresión, algunos médicos y psiquiatras tratan de eliminarla con químicos, drogas o fármacos, como el Prozac o el Zoloft, o incluso con electroshocks, porque suponen que tiene algo que ver con la química del organismo o con reacciones eléctricas del cerebro. Algunos de esos tratamientos son estabilizadores del ánimo. El problema es que todo eso tiene efectos secundarios. “Tratan de eliminar la causa del dolor mental modificando las condiciones del mismo, que son la materia; porque se desconoce que la mente es una realidad última diferente que la materia”, según explica el Bhikkhu Nandisena. Para la mayoría de los científicos actuales el cerebro es igual a la mente, es decir confunden materia con espíritu. El cerebro es sólo el instrumento que usa la mente. Así como las ondas de radio utilizan un radio, pero no son el radio.

 

Nandisena agrega: “De acuerdo con un reciente reporte 2/ de la Organización Mundial de la Salud (WHO), en los próximos veinte años más gente estará afectada por depresión que por cualquier otro problema de salud. En este mismo reporte se dice que cerca del veinte por ciento de niños sufre de trastornos o problemas mentales y que cada año cerca de ochocientas mil personas cometen suicidio”.

 

Lo Organización Mundial de la Salud estima que de un 3 a 5% de la población mundial sufre una enfermedad depresiva y estima que para el 2020, la depresión se convertirá en la segunda causa de incapacidad en el mundo, lo que pone a este trastorno anímico y mental en un lugar bastante preocupante, pues significa que entre 210 y 350 millones de personas en el mundo actualmente padecen problemas depresivos. Y esa cantidad, de acuerdo a la OMS se seguirá incrementando.

 

- Unos piensan que pueden eliminar el sufrimiento con la muerte, que ahí acaba todo. Pero el Budismo plantea que no, que tendrás otro renacimiento y que si tu vida no fue virtuosa tu renacimiento será en reinos inferiores, pero que si tu vida fue virtuosa entonces será en reinos superiores. No podrás escapar del Samsara, de los ciclos recurrentes. Y si buscas una solución extrema, como el suicidio, para poner fin al sufrimiento, eso va a ser contraproducente, ya que no escaparás del sufrimiento y al causar dolor y sufrimiento a tus seres queridos, pues estarás acumulando un karma negativo, que pagarás precisamente con lo que quieres evitar. El suicidio es una falsa salida que te lleva como en un laberinto al mismo lugar del que querías escapar, pero en una peor situación que la que tenías antes de intentarlo. Y si tu vida ya era de por sí insoportable, pues con el suicidio se pondrá la siguiente vida aún más insoportable, en un círculo vicioso aparentemente sin fin, porque el fin es: ¡hasta que aprendas la lección y quieras dejar de sufrir!.

 

- La solución de los budistas para eliminar el sufrimiento se puede resumir en una receta de tres pasos:

 

1. Portarse bien, es decir no hacerle daño a nadie. No causar sufrimiento a ningún ser. Ese es el principal principio para evitar nuestro sufrimiento presente y futuro. Digamos que es el principio ético o el principio de la bondad.

 

2. Entrenar la mente en la meditación de tranquilidad, también denominada el cultivo de la atención plena o la meditación unipuntual. La meditación calma a la mente, nos aporta paz, serenidad, tranquilidad y es el camino para algún día alcanzar la supresión total del sufrimiento. Esta se conoce también como la meditación Shamatha y tiene más de 40 técnicas distintas, pero la más conocida e importante es la meditación en la respiración, es decir en la entrada y salida del aire por nuestras fosas nasales. Esta meditación se conocía antes de la llegada del Buda a este mundo, él no la inventó ni la descubrió, ya la conocían los Hindús y muchos otros grandes contemplativos.

 

3. El cultivo de la sabiduría que nos permite entender la realidad tal cual es, sin imputaciones falsas, sin prejuicios, sin agregarle o quitarle nada, viendo sus características reales, lo cual es lo que nos libera definitivamente del sufrimiento. Esto se logra con la meditación que descubrió el Buda y que se denomina la Meditación Vipasana o meditación de instrospección.

 

Esos tres pasos se conocen como el Triple Entrenamiento. También se pueden presentar como el Octuple Noble Sendero, basado en 8 pasos:

 

1. Correcta creencia o visión

2. Correcta intención

3. Correcta palabra

4. Correcta acción

5. Correcto sustento

6. Correcto esfuerzo

7. Correcta atención

8. Correcta concentración

 

El primer entrenamiento ético se basa en la correcta intención 3/, la correcta palabra, la correcta acción y el correcto sustento o forma de vivir. Como dice el Cristianismo: “no pecar de pensamiento, palabra, obra u omisión”. El Budismo no habla de pecados, sino de acciones virtuosas o no virtuosas, pero estas, efectivamente empiezan en el pensamiento, en la intención. Por eso el Buda dice: “Cuando yo digo Karma yo quiero decir intención. La intención que crea la acción”. El Karma se crea precisamente en las acciones intencionales que llevamos a cabo ya sea de palabra o de acción, es decir lo que decimos y lo que hacemos.

 

El segundo entrenamiento de la atención se basa en el correcto esfuerzo, en la correcta atención y en la correcta concentración.

 

El tercer entrenamiento de la sabiduría, empieza con la fe, que nos permite alcanzar la correcta creencia o visión, y a través de la correcta concentración nos permite alcanzar la sabiduría, cuando nosotros podemos verificar por nosotros mismos esas creencias que en un principio adoptamos como fe. Algunas de esas creencias son:

 

- Creer que la vida por muy bonita que sea y por muy bien que nos vaya, siempre va a ser insatisfactoria, porque tarde o temprano envejecemos, enfermamos, sufrimos pérdidas (se mueren nuestros familiares, nuestros amigos, perdemos las cosas que más queremos o no obtenemos las que deseamos o no podemos deshacernos de las cosas que no nos gustan) y al final sufrimos al momento de la muerte.

 

Como dijo Ajahn Smedho:

 

“La tierra no es el sitio para nuestra satisfacción; no se supone que lo sea”.

 

No es una visión pesimista. Si el Buda hubiera dicho sólo que la vida es sufrimiento, así sería. Pero el Buda también dijo que podemos liberarnos del sufrimiento y alcanzar la felicidad total, esa es la parte optimista, alegre. ¿Por qué ver sólo la parte negativa y no ver la parte positiva? Precisamente el Buda lo que propuso fue el Camino Medio, el equilibrio, el no cargarnos ni hacia un lado ni hacia el otro.

 

Las otras cosas que nos cuesta trabajo creer son:

 

- Creer que el sufrimiento tiene una causa, que es la ignorancia, el deseo y la aversión. Estos tres se conocen como el Triple Veneno y es lo que nos lleva a realizar acciones que nos dañan a nosotros y a los demás, lo que significa que somos causa de sufrimiento para los demás y para nosotros mismos.

- Creer que es posible eliminar el sufrimiento, liberarnos del mismo. Si eliminamos la causa entonces eliminamos el efecto. Así de sencillo y así de poderoso.

- Creer que existe una cura, un camino, un sendero, una receta, una fórmula para eliminar el sufrimiento y que es el Triple Entrenamiento del que ya hablamos o el Octuple Noble Sendero, que mencionamos someramente, pero que podríamos profundizar en cada uno de esos pasos, ya que el Buda nos dejó la técnica precisa para recorrer cada uno de ellos. La pregunta es porqué si existe la medicina contra el sufrimiento, porqué no nos la tomamos. Porqué si el Buda dejó el tratamiento porqué no nos lo aplicamos. Se requiere algo de fe, algo de confianza. Se requiere tener fe en que el Buda existió y en que realmente logró eliminar el sufrimiento. Pero el Buda no nos exige una fe ciega, dogmática, sino nos pide una fe tentativa, provisional, una fe muy simple y sencilla, la fe que nos permita poner a prueba de si lo que dijo es cierto y experimentar o vivenciar por nosotros mismos el resultado. Es lo mismo que hace un científico cuando otro científico afirma que descubrió algo. Otro científico lo tiene que verificar, no lo va a aceptar así por así. Es lo mismo que nos pide y nos exige el Buda, que nosotros lo probemos por nosotros mismos.

 

Es como si alguien nos ofrece un pastel de frutas y nos dice que es el mejor pastel del mundo. No le vamos a creer hasta que lo probemos por nosotros mismos. Pero si no tenemos fe, si no confiamos, pues no lo probaremos y nos quedaremos con la duda. El Buda nos invita a mantener nuestro escepticismo pero también a que probemos ese pastel para que verifiquemos por nosotros mismos si efectivamente es o no el mejor pastel del mundo. Que no nos quedemos con la duda.

 

¿Por qué, entonces, la mayoría de los seres humanos, no siguen la receta del Triple Entrenamiento o del Octuple Noble Sendero? Muchos porque nunca han oído hablar de ella, muchos porque no creen en ella, no confían y algunos más que si han oído hablar del Buda y del Octuple Noble Sendero porque no creen ni en el Buda, ni en la receta, ya sea porque creen en otras cosas (un Dios que los salve del sufrimiento) o porque apuestan a que la ciencia algún día, así como ha eliminado el 95% del dolor a través de los analgésicos, logre también eliminar el 100% del sufrimiento personal o creen que la política logrará a través de revoluciones o gobiernos democráticos o gobiernos éticos y humanos eliminar el sufrimiento social ocasionado por la miseria, la pobreza, las desigualdades, las persecuciones o represiones por motivos políticos, religiosos o por las guerras o por el crimen.

 

En fin, mucha gente tiene fe en la ciencia, en la política y en la medicina como las vías que pudieran eliminar el dolor y el sufrimiento.

 

Pero si le hacemos caso al Buda, podemos quizá imaginar que la ciencia logrará a través de analgésicos eliminar el 100% del dolor físico y quizá incluso podemos imaginar que se encontrarán maneras de disfrazar el sufrimiento mental, pero este jamás podrá eliminarse porque no podremos dejar de sufrir ante el envejecimiento, ante la enfermedad, ante las pérdidas y ante la muerte y esto jamás podrá ser evitado por la ciencia.

 

Se dice que no existe nadie en este Universo, ya sea un Dios o un Buda, o cualquier otro ser que pueda evitar que lo que nace no muera, que lo que está sano no enferme, que lo que es joven no envejezca y que cualquier cosa que tengamos, que nos guste y que queramos no se deteriore, se rompa o se pierda tarde o temprano producto de la impermanencia, de la transitoriedad, ya que todo cambia y muta momento a momento e instante a instante.

 

Precisamente ir contra la realidad, ir contra las tres características de la realidad: la impermanencia de todo lo que existe, la causalidad de todo lo que existe y la no existencia inherente de todo lo que existe es lo que más sufrimiento causa. Aceptar las cosas como son, por el contrario es lo que ayuda a eliminar el sufrimiento.

 

Finalmente, lo más paradójico de todo esto es que el ser humano aunque lo que más desea es la felicidad, por alguna extraña razón él mismo hace cosas que le van a causar su sufrimiento. Esto es algo que parece irracional, impensable, inimaginable, pero es lo que vemos todos los días que hacen la mayor parte de los seres en este planeta.

 

Por eso Shantideva dijo:

 

“Aunque deseosos de escapar del sufrimiento, en realidad se precipitan hacia él. Aunque buscan la dicha, en su ignorancia, la destruyen como si fuese un enemigo”. a/

 

Pues como dice Steve Hagen: 

 

“Sin saberlo, aquello que más dolor nos produce, es a lo que con más fuerza nos aferramos. Y al mismo tiempo, rechazamos la libertad al temer perder en el proceso algo valioso para nosotros”. b/

 

El Budismo nos invita a reflexionar profundamente en esto:

 

“Consideremos las limitaciones de la existencia cíclica 4/ y advirtamos que, mientras nuestra mente se encuentre entintada de ignorancia, apego y aversión y de todo tipo de emociones y actitudes perturbadas, experimentaremos un mundo en el cual existirán siempre incontrolables y recurrentes problemas, dificultades e insatisfacción. Nos damos cuenta de que todos los seres que conocemos también se encuentran inmersos en la ignorancia 5/ y el sufrimiento, desean trascenderlos, ser felices y actualizar las causas que los conducirían a la felicidad, más desconocen cómo hacerlo y, en su afán por obtener la felicidad, a menudo se provocan más dolor. Simpatizamos con ellos dado que sabemos lo que se siente cuando se sufre y desearíamos ser capaces de beneficiarlos y de auxiliarlos, pero reconocemos que en el estado en que nos encontramos, nuestra capacidad para ayudarlos es limitada”. c/

 

¿Por qué si lo que más deseamos es la felicidad, por qué nos provocamos el sufrimiento y el dolor, a nosotros y a los demás, lo cual se nos revierte luego en sufrimiento hacia nosotros?

 

Parece un misterio, una contradicción que no dejó vivir a Siddartha Gautama a pesar de que llevaba una vida de príncipe, rodeado de lujos y placeres. Por encontrar la respuesta al sufrimiento y cómo liberarse del mismo lo llevó a renunciar  a la vida mundana y dedicarse a la búsqueda espiritual, hasta alcanzar la felicidad absoluta, el Nirvana, el estado de Buda.

 

¿Vamos a seguir sufriendo? Si, hasta que no nos tomemos la medicina, las enseñanzas, el Dharma que el Buda descubrió. Vamos a sufrir en esta vida, pues a pesar de que esta vida sea algo bonito, maravilloso, es insatisfactoria y nos tiene en ciclos de placer y dolor, de alegría y tristeza, de salud y enfermedad, de gozo e incomodidad, de felicidad y sufrimiento.

 

A veces pensamos que le podemos ganar al Samsara, de que podemos ganarle a ese ciclo y que vamos a encontrar la fórmula mágica de cómo alcanzar suprimir el dolor físico y el sufrimiento mental, ya sea con dinero, con poder, con médicos, con tecnología, con la ciencia, con revoluciones, con justicia, con plegarias u oraciones a los Dioses.

 

Hacemos todo para no seguir el camino que el Buda nos dio, un camino que él no inventó, sino que él descubrió y que él caminó hasta que alcanzó el fruto, la respuesta y que luego generosamente nos compartió. El Buda es el médico y esas enseñanzas, conocidas como el Dharma, son la medicina. El paciente somos nosotros, pero somos un paciente necio, terco, rejego, que se niega a someterse al tratamiento y tomarse la medicina. 

 

Podríamos decir que en nuestra necedad llevamos nuestra penitencia y que por tanto merecemos sufrir. Pero eso no es lo que propuso el Buda. No, en su infinito amor, después de alcanzar su meta y alcanzar el Nirvana, a los 35 años de edad, el Buda decide quedarse otros 45 años en el Samsara, compartiendo sus enseñanzas. El Buda mismo envejeció, enfermó, sufrió de fuertes dolores físicos y murió. Luego de preguntarle a sus discípulos si faltaba algo por enseñar y que éstos le respondieron que no, entonces pasó al Paranirvana.

 

No merecemos sufrir. Ningún ser merece sufrir, sea humano, animal o de cualquier otra índole. Y ni la tecnología, ni la ciencia, ni la medicina, ni la política, ni la religión, ni los Dioses o los Budas van a poder eliminar nuestro sufrimiento. La única manera es que nosotros hagamos el trabajo, lo que nos toca, para eliminar nuestro sufrimiento. 

 

Si un Dios o un Buda pudiera eliminar nuestro sufrimiento, en su infinita bondad, compasión y amor ya nos lo hubiera quitado. A un Buda no le gusta ver sufrir a nadie. Pero él no puede quitarnos el sufrimiento, sólo nos puede indicar el camino para que nosotros nos curemos a nosotros mismos. Los Budas enseñan el camino, pero lo tenemos que recorrer por nosotros mismos.

 

Desgraciadamente nuestra necedad, nuestra terquedad, nuestra soberbia, nuestra ignorancia nos lleva a negar al Buda, negar al Dharma, negar a la gente más avanzada que nosotros que están recorriendo ese sendero (la comunidad espiritual denominada Sangha), nos lleva a negar que la vida sea sufrimiento, que tenga una causa, que sea posible eliminar el efecto si eliminamos la causa y que exista un sendero, el Octuple Noble Sendero, que nos puede permitir lograrlo por nosotros mismos, siguiendo las instrucciones precisas, paso a paso, que nos legó el Buda.

 

No merecemos sufrir. Queremos la felicidad pero en nuestro afán por obtenerla siguiendo caminos falsos, equivocados y erróneos a menudo nos provocamos exactamente lo contrario que queremos. 

 

¿Por qué si quieres escapar del sufrimiento te precipitas hacia él? ¿Por qué, como dice Shantideva, si lo que quieres es tu dicha y felicidad, por qué tu mismo la destruyes?

 

¿Por qué si odias el dolor y el sufrimiento por qué te aferras a él? ¿Por qué si existe una medicina no la tomas? ¿Por qué si existe el tratamiento no lo sigues?

 

¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? El Buda lo explicó precisamente. Pero este es tema para otra ocasión.

 

Te deseo para ti y todos tus seres queridos que estén bien, en paz y felices. Que logren trascender el sufrimiento y logren el despertar, la liberación y la iluminación. 

 

Deseo igualmente que te perdones, que perdones a quienes te han dañado, que pidas el perdón a quienes has dañado y que aprendas a aceptar su perdón. Que alcances la luz clara de tu mente, la sabiduría y la ecuanimidad.

 

Y finalmente te deseo que alcances el amor, la bondad, la compasión y la generosidad para ti, para los demás y de los demás. Y que nunca seas separado de la felicidad, del gozo y la dicha eterna.

 

Que así sea.

 

Notas:

 

1/ Farmacología del Dolor. Dr. P. Guerra López.

http://www.uam.es/departamentos/medicina/farmacologia/especifica/Enfermeria/Enf_T15.pdf

 

2/ El Bhikkhu Nandisena destacó los problemas del “mundo moderno” en una reciente conferencia sobre Budhismo y Modernidad que impartió el primero de octubre de 2009 en Montevideo, Uruguay. 

http://btmar.org/files/pdf/buddhismo-y-modernidad.pdf

El reporte de la OMS se puede obtener en

http://news.bbc.co.uk/2/hi/health/8230549.stm

 

3/ La correcta intención, sammā/saṅkappa en pali, que es el segundo componente del Noble Octuple Sendero es parte también del grupo de la sabiduría. La sabiduría de tener buenas intenciones.

 

4/ La existencia cíclica es el ciclo de renacimientos recurrentes. El estar renaciendo una y otra vez en lo mismo. Cada día renacemos en lo mismo. Cada vida igual. Este ciclo de vida insatisfactorio es lo que en el Budismo se denomina Samsara, que es la antípoda del Nirvana.

 

5/ Cuando el Budismo habla de ignorancia no se refiere a ignorar datos, información o el conocimiento mundano, sino el desconocer las tres características de la realidad y experimentarlas, vivenciarlas y constatarlas por uno mismo.

 

Fuentes:

 

a/- Shantideva. Bodhicharyavatara. Nalanda. Siglo VII.

b/- Steve Hagen. El Budismo no es lo que crees. La verdadera naturaleza de las enseñanzas de Buda. Ed. Paidos. España 2007. Título Original: Buddhism is not what you think (2003).

c/- Sadana. Meditaciones de Las Tres Luces. Casa Tibet México.

 

¿Dónde puede profundizar o saber más?

 

- Si quiere saber más sobre la felicidad

http://www.slideshare.net/DharmavsKarma/el-algoritmo-de-la-felicidad-2

 

- Si quiere saber más sobre el sufrimiento

http://www.slideshare.net/DharmavsKarma/el-sufrimiento-presentation

 

- Si quiere saber más sobre el Octuple Noble Sendero

http://www.slideshare.net/DharmavsKarma/cuatro-pensamientos-graficos-y-las-cuatro-nobles-verdades

 

- Si quiere saber más sobre el Buda

http://www.slideshare.net/DharmavsKarma/sidartha-gautama-buda-presentation-792127

 

- Si quiere saber más sobre la filosofía budista

http://www.slideshare.net/DharmavsKarma/filosofa-budista-v3-presentation

 

- Si quiere profundizar en más temas del Budismo aquí encontrará varias presentaciones:

http://www.slideshare.net/DharmavsKarma/slideshows/3

 

- Si quiere ver otras presentaciones ve el índice y la advertencia en:

http://www.slideshare.net/DharmavsKarma/advertencia-presentation-942542 

 

 

México, 2011