You are hereBlogs / dhammadinna's blog / Discurso del Venerable Bhikkhu Nandisena en la Quinta Cumbre Mundial de Buddhismo en Japón

Discurso del Venerable Bhikkhu Nandisena en la Quinta Cumbre Mundial de Buddhismo en Japón


By dhammadinna - Posted on 02 November 2008

Share this

A continuación anticipamos el discurso a ser pronunciado por el Venerable Bhikkhu Nandisena, representante de la delegación mexicana ante la Quinta Cumbre Mundial de Buddhismo, que se está celebrando en Japón del 2 al 5 de noviembre, 2008. La traducción del inglés al español fue realizada por Victoria Canney Carmona y editada por Alina Morales. La versión original en inglés se puede leer aquí.


DISCURSO DEL REPRESENTANTE DE LA DELEGACIÓN MEXICANA

 

Sus Santidades, Sus Muy Venerables, Sus Excelencias, Distinguidos Huéspedes, Amigos en el Dhamma, Damas y Caballeros:


"Bhikkhus, todo arde, ¿arde cómo? Arde con el fuego del deseo sensual, con el fuego del odio, con el fuego de la ignorancia. Yo digo que arde con el nacimiento, la vejez y la muerte, con tristeza, con lamentación, con dolor, con pesar, con desesperanza."

Estas palabras del Buddha, pronunciadas hace más de 2500 años, describen con exactitud la condición humana hoy en día, en el siglo XXI. A pesar de los enormes avances de la ciencia y la tecnología, nuestro mundo todavía arde con los mismos fuegos de deseo sensual, odio e ilusión. Existe tanta violencia, conflicto, desigualdad, hambre y pobreza; hay tanto sufrimiento a pesar de los grandes avances de la ciencia. Al confrontarse con estos dos factores, el tremendo sufrimiento y el avance tecnológico, uno como buddhista no puede evitar llegar a la conclusión de que es en la mente humana donde existen ambas, estas dos grandes capacidades, hacer el bien pero también la terrible capacidad de infligir el mal. Y haber llegado a esta conclusión aplicando la sabiduría del Buddha, lo que debería conllevar es a una verdadera compasión, a acciones concretas para aliviar el sufrimiento en el mundo y continuar desarrollando las buenas cualidades de la mente.

El hecho de que exista tanto sufrimiento en el mundo es consistente con la Primera Noble Verdad del Buddhismo, la Noble Verdad del Sufrimiento. Las profundas causas del sufrimiento se encuentran en la mente de los seres, como los estados mentales de deseo, odio e ignorancia. Así es como el Buddhismo analiza al individuo y por extensión, al mundo de los seres.

Como buddhistas nuestro objetivo es reducir, y eventualmente, erradicar todo sufrimiento, individual, social, mental y físico. Éste es el objetivo de la práctica del Buddha-Dhamma.

Cuando uno analiza la Primera Noble Verdad del Sufrimiento, se hacen visibles dos clases de sufrimiento, el sufrimiento que se puede evitar y el sufrimiento que es inevitable. El sufrimiento inevitable es el tipo de sufrimiento que viene a nosotros como el costo de renacer una y otra vez en el ciclo de la vida y la muerte. Como el Buddha dice: "el mundo arde con nacimiento, vejez, enfermedad y muerte". El sufrimiento inevitable también se experimenta con demasiada frecuencia cuando estamos sujetos a acontecimientos ocasionados por la naturaleza, como tsunamis y terremotos, cuando sucede lo inesperado y lo no planeado.

El segundo tipo de sufrimiento, el sufrimiento que podemos evitar, debería ser motivo de gran preocupación para nosotros, ya que es el sufrimiento que nosotros, seres humanos, ocasionamos a otros seres. En el mundo abunda este tipo de sufrimiento, que podemos evitar y prevenir. Mientras que en la medicina hay continuos esfuerzos y avances para prevenir enfermedades y evitar muertes prevenibles, estamos careciendo en relación al sufrimiento causado por humanos a otros seres por transgresiones éticas; estamos carentes en relación a este tipo de sufrimiento prevenible. Es aquí donde se debería de poner mucha atención; y es aquí en donde las enseñanzas del Buddha se vuelven relevantes.

Como el Buddha menciona en el Dhammapada, la peor mácula, la mácula más grande de los seres es el defecto de la ignorancia. Es debido al defecto de la ignorancia, como la causa principal, que nosotros, seres humanos, hacemos sufrir a otros seres. Es parte de nuestra práctica individual y de nuestro deber y responsabilidad hacia los otros, ir removiendo gradualmente la mácula de la ignorancia, de manera que dejemos de causar sufrimiento a los otros y entonces podamos eliminar nuestro propio sufrimiento. ¿Cómo eliminar el defecto de la ignorancia? A través de la sabiduría. La solución es siempre un opuesto, como menciona el Buddha, "conquistar el enojo con amor; el mal, con el bien; la mezquindad, con generosidad; la falsedad con la verdad". Y lo mismo aplica a la ignorancia; la ignorancia debería ser conquistada con sabiduría, con Recta Visión.

¿Cuánto sufrimiento se pudo haber prevenido en el mundo si en el pasado los seres humanos hubieran tenido Recta Visión? ¿Cuánto sufrimiento podría prevenirse si en el presente los seres humanos tuvieran Recta Visión? ¿Cuánto sufrimiento podría evitarse si en el futuro los seres tuvieran Recta Visión?

Como líderes buddhistas reunidos con un espíritu de unidad en la Quinta Cumbre Mundial Buddhista, estas preguntas deberían mantenerse en nuestra mente: ¿Cuánto sufrimiento se podría prevenir si en el presente los seres humanos tuvieran Recta Visión? ¿Cuánto sufrimiento podría prevenirse si en el futuro los seres tuvieran Recta Visión?

Un mundo mejor sería un mundo con menos sufrimiento prevenible. Y un mundo con menos sufrimiento prevenible sería un mundo con Recta Visión. Recta Visión es el primer paso del Noble Óctuple Sendero, que a su vez es la Cuarta Noble Verdad, la Noble Verdad del Camino que lleva al fin del sufrimiento. Esto es el principio de la práctica y también debería ser el principio de la enseñanza.

El Buddha mostró el camino y ahora nuestra tarea es clara. Es a través de la enseñanza de la Recta Visión que el Buddhismo debería emerger por encima de las peligrosas corrientes del conflicto, violencia e intolerancia, convirtiéndose así en un gran campo de seguridad y de paz.

Es regresando a las enseñanzas originales del Buddha, regresando al primer factor del Noble Óctuple Sendero, la Recta Visión, que los seres humanos serán capaces de transformarse a sí mismos y transformar al mundo. ¿Ahora, cuántas personas en este mundo tienen un claro entendimiento de lo que es Recta Visión? Aún entre buddhistas, si preguntamos, encontraremos que muchos no saben lo que es Recta Visión.

Si estamos de acuerdo en lo que se ha expuesto, la necesidad de propagar las enseñanzas originales del Buddha se vuelve aun más urgente. A través de su larga historia hemos visto surgir diferentes escuelas buddhistas en diferentes partes del mundo. Hoy en día, cada vez más, vemos reunirse a estas escuelas en foros y cumbres declarando sus metas y propósitos comunes. Y esta Quinta Cumbre Mundial Buddhista es una prueba más del progreso que como buddhistas hemos alcanzado. Pero si pudiésemos coincidir en que la Recta Visión no solamente es central a la unidad de todos los buddhistas, independientemente de nuestras denominaciones, Theravada, Mahayana o Vajrayana, sino también a la causa de la paz mundial, a la causa de un mundo mejor y más justo, entonces, enfocándonos y trabajando en nuestra tarea inmediata, podríamos ver un futuro brillante para todos. Como el Buddha dijo. "Así como el amanecer es el precursor y el primer indicio del sol naciente, así la Recta Visión es precursor y el primer indicio de los estados sanos de la mente".

Trabajemos juntos, enseñemos juntos las enseñanzas originales del Buddha, de tal manera que hagamos surgir "la aurora de la Recta Visión" y manifestarse en más mentes, una, diez, cien, mil, un millón, un billón de mentes, de manera que "el sol ardiente de lo que es sano" pueda iluminar el mundo entero. ¡Que esta histórica ocasión de la Quinta Cumbre Mundial Buddhista y la ceremonia de inauguración del Gran Salón Real del Buddhismo haga que esto se cumpla para el beneficio y felicidad de todos los seres!

Venerable Bhikkhu Nandisena