You are hereBuddhismo en Pocas Palabras / II-El Dhamma. ¿Es una Filosofía?

II-El Dhamma. ¿Es una Filosofía?


By devangelos - Posted on 24 December 2007

Capítulo 2

EL DHAMMA: ¿Es una Filosofía?

El sistema no-agresivo, moral y filosófico expuesto por el Buddha, que no exige una fe ciega a sus seguidores, que no expone dogmáticos credos, que no anima a supersticiosos ritos ni ceremonias sino que aboga por un método que instruye a sus discípulos a través de la pureza en el modo de vida y en el pensamiento para obtener la suprema sabiduría y la liberación de lo perjudicial, se llama Dhamma y es popularmente conocido como Buddhismo

El todo-misericordioso Buddha murió pero el sublime Dhamma que sin reservas, legó a la Humanidad, todavía existe en su prístina pureza.

Aunque el Maestro no dejó testimonios escritos de sus Enseñanzas sus discípulos más distinguidos las preservaron, conservándolas en su memoria y transmitiéndolas de generación en generación.

Inmediatamente después de su fallecimiento los quinientos Arahants (1) más distinguidos, versados en el Dhamma (2) y el Vinaya (3) convocaron una asamblea para recitar la Doctrina tal y como había sido originalmente enseñada por el Buddha. El Venerable Ananda Thera, que gozó del especial privilegio de haber escuchado todos los discursos, recitó el Dhamma, y el Venerable Upali recitó el Vinaya.

* [Literalmente, los Respetables. Eran discípulos iluminados que habían destruido todas las pasiones.] ** [La Enseñanza.] *** [La Disciplina.]

El Tipitaka fue compilado y organizado en su actual estructura por aquellos Aharants de la antigüedad.

Durante el reinado del piadoso rey sinhala Vattagamani Abhaya, cerca del año 83 a.c., el Tipitaka fue, por primera vez en la historia del Buddhismo, escrito en hojas de palma (ola) en Ceilán.

El voluminoso Tipitaka, que contiene la esencia de las Enseñanzas del Buddha, es de un tamaño aproximado a once veces el tamaño de la Biblia. Otra diferencia notable entre el Tipitaka y la Biblia es que el primero no tuvo un desarrollo gradual.

Como su nombre indica, el Tipitaka consta de tres cestas: la Cesta de la Disciplina (Vinaya Pitaka), la Cesta de los Discursos (Sutta Pitaka) y la Cesta de la Doctrina Última (Abhidhamma Pitaka)

Vinaya Pitaka
El Vinaya Pitaka que es considerado como el sheet ancla de la más antigua orden célibe de la historia, -el Sangha- versa principalmente sobre las normas y reglas que el Buddha promulgaba, cuando la ocasión surgía, para la futura disciplina de la Orden de monjes (bhikkhus) y monjas (bhikkhunis). Aquí se describe detalladamente el desarrollo gradual de la Sasana (Enseñanza). El Vinaya contiene, además, un relato de la vida y ministerio del Buddha. Indirectamente, también revela información histórica muy importante e interesante, costumbres indias de la época, artes, ciencia, etc.
El Vinaya Pitaka consiste en los siguientes cinco libros:

(Vibhanga):
1. Parajika Pali – Ofensas Mayores
2. Pacittiya Pali – Ofensas Menores

(Khandaka):
3. Mahavagga Pali – Sección Larga
4. Cullavagga Pali – Sección Corta
5. Parivara Pali – Epítome del Vinaya

Sutta Pitaka

El Sutta Pitaka consiste, principalmente, en discursos recitados por el Buddha en distintas ocasiones. También incluye ciertos discursos dados por algunos de sus más distinguidos discípulos como el Venerable Sariputta, Ananda, Mogallana, etc. Es como un libro de recetas pues los sermones allí incluidos fueron expuestos para ajustarse a las diferentes ocasiones y los distintos temperamentos de distintas personas. Puede haber, aparentemente, declaraciones contradictorias, pero éstas no deberían ser malinterpretadas, pues fueron oportunamente expresadas por el Buddha para ajustarse a un determinado propósito. Por ejemplo, ante la cuestión del “yo” mantenía el silencio cuando sabía que quien preguntaba no era más que un necio preguntón o, por el contrario, daba respuestas detalladas si sabía que quien le interrogaba era un serio buscador. Muchos de sus sermones se destinaron principalmente a beneficiar a los monjes y estaban relacionados con la vida de santidad y con exposiciones de la doctrina. Pero también hay muchísimos sermones concernientes al progreso moral y material de sus seguidores laicos.
El Sutta Pitaka está dividido en cinco Nikayas o colecciones:

1. Digha Nikaya (Colección de Discursos Largos).
2. Majjhima Nikaya (Colección de Discursos Medios).
3. Samyutta Nikaya (Colección de Discursos Por Temas).
4. Anguttara Nikaya (Colección de Discursos por Orden Numérico).
5. Khuddaka Nikaya (Colección de Textos Cortos).

El quinto (Khuddaka Nikaya) esta subdivido en quince libros:

1.    Khuddaka Patha (Textos Cortos)
2. Dhammapada (El Camino de la Verdad)
3. Udana (Cantos de Gozo)
4. Iti Vuttaka (Los discursos que empiezan por "Así fue dicho")
5. Sutta Nipata (Colección de Discursos)
6. Vimana Vatthu (Historias de Mansiones Celestiales)
7. Peta Vatthu (Historias de Petas)
8. Theragatha (Salmos de los Monjes)
9. Therigatha (Salmos de las Monjas)
10. Jataka (Historias de Renacimientos)
11. Niddesa (Exposiciones)
12. Patisambhida Magga (Conocimiento Analítico)
13. Apadana (Vidas de Arahants)
14. Buddhavamsa (Historia del Buddha)
15.
Cariya Pitaka (Modos de Conducta)

Abhidhamma Pitaka

El Abhidhamma Pitaka es la más importante e interesante de las tres cestas pues contiene la filosofía profunda de la Enseñanza Buddhista, en contraste con los iluminadores y más sencillos discursos del Sutta Pitaka.

En el Sutta Pitaka encontramos la enseñanza convencional (vohara desana) mientras que en el Abhidhamma Pitaka hallamos la enseñanza última (paramattha-desana).

Para los sabios, el Abhidhamma es una guía indispensable; para los espiritualmente desarrollados, es un regalo intelectual; para los indagantes escolares, alimento para su intelecto. En él se define la conciencia; son analizados y clasificados los pensamientos, principalmente desde un punto de vista ético; son enumerados los estados mentales; es establecida detalladamente la composición de cada tipo de conciencia; se describe minuciosamente cómo surgen los pensamientos. Por otra parte, son deliberadamente apartados aquellos problemas irrelevantes que, aunque interesan a los seres humanos, no tienen relación con la purificación personal.

La materia es tratada brevemente: sus unidades fundamentales, sus propiedades, sus fuentes. La relación entre la mente y la materia es explicada.

Para ayudarnos a entender cabalmente la realidad, el Abhidhamma investiga la mente y la materia, los dos factores componentes de lo que conocemos como un “ser”. En estas líneas, una filosofía ha sido desarrollada. Sustentado en esta filosofía, un sistema ético ha sido expuesto para realizar el objetivo final: el Nibbana.

El Abhidhamma Pitaka consta de siete libros:

1. Dhammasangani (Clasificación de los Dhammas)
2. Vibhanga (El Libro de las Divisiones)
3. Katha-Vatthu (Puntos de Controversia)
4. Pubbala-Pannatti (Descripciones de Individuos)
5. Dhatu-Katha (Discusión Referente a los Elementos)
6. Yamaka (El Libro de los Pares),
7. Patthana (El Libro de las Relaciones)

En el Tipitaka uno encuentra leche para el recién nacido y carne para el adulto, pues el Buddha enseñó su Doctrina tanto para las masas como para intelectuales. El Sublime Dhamma preservado en estos textos sagrados versa sobre las verdades y los hechos, desechando teorías y filosofías que puedan ser aceptadas hoy como verdades profundas sólo para ser desechadas mañana. El Buddha no se presentó con nuevas y asombrosas teorías ni se aventuró a crear ninguna ciencia de lo material. Explicó lo interno y externo en tanto en cuanto concierne a nuestra emancipación y, en última instancia, expuso un camino para la liberación que es único. Circunstancialmente, se anticipó a muchos científicos y filósofos modernos.

Schopenhauer un “El mundo como voluntad e idea” presentó, desde una perspectiva occidental, la idea del sufrimiento y su causa. Spinoza, aunque no negó la existencia de una realidad permanente, afirmó que todos los fenómenos son transitorios. En su opinión, el sufrimiento se conquista “encontrando un objeto de conocimiento que no sea transitorio ni efímero, sino inmutable, permanente, perdurable”. Berkeley demostró que el llamado átomo indivisible es una ficción metafísica. Hume, después de un implacable análisis de la mente, concluyó que la conciencia consiste en estados mentales fugaces. Bergson abogó por la doctrina del cambio. El profesor James se refirió a la corriente de conciencia.

El Buddha expuso sus doctrinas sobre la Transitoriedad (Annica), Insatisfacción (Dukkha) y No-Yo (Anatta) hace 2.500 años mientras residía en el valle del Ganges.

Debemos comprender que el Buddha no enseñó todo lo que sabía. En cierta ocasión, mientras atravesaba un bosque, tomó un puñado de hojas y dijo: “¡Oh, monjes! Lo que os he enseñado es comparable a las hojas que hay en mi mano. Lo que no os he enseñado es comparable a las hojas de este bosque.”

Enseño lo que estimaba que era absolutamente esencial para la purificación, sin hacer distinciones entre una doctrina esotérica y una doctrina exotérica. Mantuvo un significativo silencio en cuestiones irrelevantes a su noble misión.

El Buddhismo no duda en coincidir con la ciencia pero ambos deben ser tratados como enseñanzas paralelas, ya que una aborda las verdades materiales mientras que la otra se confina en las verdades morales y espirituales. El objeto de estudio de cada una es diferente.

El Dhamma que el Buddha enseñó no es meramente para ser preservado en los libros ni es un tema para ser estudiado desde un punto de vista histórico o literario. Por el contrario, es para ser aprendido y puesto en práctica en el transcurso de la vida diaria, ya que sin práctica uno no puede apreciar la verdad. El Dhamma es para ser estudiado, pero todavía más para ser practicado y sobretodo para ser realizado; la realización inmediata es el fin último. Tal es el Dhamma que puede ser comparado con una balsa para utilizarse con el único objetivo de escapar del océano de nacimiento y muerte (Samsara).

El Buddhismo no puede ser llamado, estrictamente, una mera filosofía porqué no es únicamente “el amor por la sabiduría que induce a la investigación”. El Buddhismo se aproxima a la filosofía pero es mucho más amplio.

La filosofía trata principalmente del conocimiento y no se preocupa por la práctica, mientras que el Budismo enfatiza la práctica y la realización.