You are hereBhikkhu Patimokkha / Introducción

Introducción


By devangelos - Posted on 31 December 2007

Venerables, que el Sangha me escuche. Hoy es Uposatha, el quince.[1] Si es la ocasión apropiada para el Sangha, que el Sangha realice (la ceremonia de) Uposatha, que recite el Pātimokkha.

¿Qué de los deberes preliminares del Sangha? Venerables, anuncien su pureza. Recitaré el Pātimokkha. Que todos los presentes escuchemos bien, prestemos atención. Si alguien ha cometido una falta que la declare. Si no ha cometido falta que guarde silencio. Por su silencio conoceré la pureza de los venerables.

Así como cuando a alguien a quien se le pregunta individualmente, debe responder, de la misma forma cuando el Pātimokkha se proclama tres veces en una asamblea como ésta, cualquier bhikkhu, cuando éste se proclama tres veces, que recuerde una falta existente y no la declare, él incurre en una mentira consciente. Venerables, el Sublime ha declarado que mentir conscientemente es una cosa obstructiva.[2] Por lo tanto, un bhikkhu que recuerde haber cometido una falta y desee pureza debe declarar la falta existente. Declarando, él obtiene confort.

Venerables, la introducción ha sido recitada. En esto les pregunto a los Venerables: ¿Están puros? Una segunda vez les pregunto: ¿Están puros? Una tercera vez les pregunto: ¿Están puros? En esto los Venerables están puros porque hay silencio. Así mantengo esto.[3]

Fin de la introducción


[1] Reemplazar por "el catorce" cuando corresponde.

[2] "Antarāyiko dhammo" signfica un estado o cosa que impide, una obstrucción, para alcanzar jhāna (absorción), magga (sendero) y phala (fruición).

[3] Este último párrafo a partir de "En esto les pregunto a los Venerables (tatth' āyasmante pucchāmi)..." originalmente no aparecía al final de la introducción. Solamente aparecía al final de la recitación de Pārājika y otros. No obstante esto, cuando se recita la introducción, el recitador debe incluir este párrafo después que él ha recitado: "Declarando, él obtiene confort". Solamente así la introducción está bien recitada y no de otra manera. Esto es lo que el Comentarista, el Venerable Buddhaghosa, dice en el Kaṅkhāvitaraṇī, el comentario del Pātimokkha. Siguiendo el consejo del Comentarista, los maestros birmanos de antaño incluyeron este párrafo al final de la introducción.