You are hereEl Camino hacia el Refugio / V - La Función de Ir hacia el Refugio

V - La Función de Ir hacia el Refugio


By devangelos - Posted on 30 December 2007

Ir hacia el refugio es la puerta de entrada a las enseñanzas del Buddha y, por tanto, el camino para entrar a todas las practicas de la disciplina buddhista. Para comprometerse con la practica cabal del buddhismo, es necesario cruzar la puerta que corresponde al inicio del camino hacia el refugio. De manera similar a cuando entramos a comer a un restaurante, lo hacemos a través de la puerta. Si solamente nos paramos fuera de el y leemos el menú exhibido en la ventana, podemos alejarnos conociendo el menú, pero no con el apetito satisfecho. Así, solamente con el estudio y admiración a las enseñanzas del Buddha, no es posible penetrar en su práctica.

Si abstraemos ciertos elementos de la práctica buddhista para nuestro uso particular, sin perseguir el refugio en sí mismo, nuestros esfuerzos no pueden ser considerados como la verdadera práctica de las enseñanzas del Buddha. Son sólo prácticas derivadas de las enseñanzas o prácticas en armonía con las enseñanzas, pero en tanto que no forman parte de una actitud mental de tomar el refugio en la Triple Joya, ellas no llegan a ser la práctica de las enseñanzas del Buddha.

Para comprender el significado de ir hacia el refugio, podemos considerar el contraste entre dos individuos. Uno que acata de manera meticulosa los principios morales de acuerdo con los Cinco Preceptos (pañcasīla) y que, aunque no los asume formalmente, en el contexto de la práctica ética buddhista, éstos espontáneamente rigen sus patrones de conducta, gracias a su sentido innato de lo bueno y lo malo; esto es, que los sigue como parte de una moralidad natural.

Suponiendo más allá, que este individuo practica la meditación varias horas al día, pero no dentro del marco de referencia del Dhamma, sino simplemente como un medio para disfrutar de paz en la mente aquí y ahora; o suponiendo que esta persona ha conocido las enseñanzas del Buddha, las aprecia y respeta, pero no se siente suficientemente convencida para reconocer su verdad o sentirse impulsada para ir al refugio.

Por el otro lado, exponemos el caso de otra persona cuyas circunstancias impiden el perfecto cumplimiento de los Cinco Preceptos, además de no contar con el tiempo para la práctica de la meditación; pero que aunque carece de estas condiciones, desde lo más profundo de su corazón y con toda sinceridad, entendimiento y dedicación, se ha propuesto ir hacia el refugio de la Triple Joya.

Comparando los casos expuestos, podemos preguntarnos qué actitud mental es de mayor valía espiritual. La de la persona que sin ir hacia el refugio observa los principios morales encarnados en los Cinco Preceptos y practica la meditación varias horas al día o, aquella otra persona que no puede llevar a cabo estas prácticas, pero tiene un sincero deseo de ir hacia el refugio del Buddha, el Dhamma y el Sangha.

Ninguna explicación clara para estos casos se ha encontrado en los Suttas y Comentarios. Sin embargo, existen indicios suficientes para respaldar la siguiente conjetura. La actitud de la segunda persona, quien ha ido hacia el refugio con claro entendimiento y sinceridad es, a largo plazo, la de mayor valía espiritual.

Las razones que respaldan esta reflexión se presentan a continuación. Como resultado de su práctica moral y meditativa, el primer individuo disfrutará de paz y felicidad en su vida presente y acumulará méritos que lo conducirán a un renacimiento favorable en el futuro. De cualquier manera, cuando esos méritos maduren, expirará la fuerza que condujo a aquel desarrollo espiritual.

Cuando un renacimiento afortunado llega a su fin, será seguido de un renacimiento en algún otro plano, determinado por el kamma almacenado; así, la persona continuará en el ciclo de existencia.

La segunda persona, que de manera sincera ha ido hacia el refugio en la Triple Joya, sin la posibilidad de ejecutar prácticas más elevadas, sienta las bases para un progreso espiritual en las vidas futuras, meramente por el hecho sincero de buscar el refugio. Por supuesto que tendrá que cosechar los resultados de su kamma y no podrá escapar a ellos, por el único hecho de haber tomado el refugio, aunque el hecho simple del acto mental de ir hacia el refugio y si éste constituye un verdadero foco de su vida interna, llegará a ser un poderoso kamma positivo que funcionará como un eslabón tendiente a relacionarse con las dispensaciones que lo una a las enseñanzas del Buddha en vidas futuras y, de esta manera, reforzará su oportunidad para el futuro progreso.

Si este individuo fracasa para alcanzar la liberación dentro de las dispensaciones del Buddha presente, aquello lo conducirá a las dispensaciones de futuros Buddhas, hasta que eventualmente alcance la meta. Ya que esto ocurre a través de la germinación de ese acto mental de ir hacia el refugio, podemos entender que tomar el refugio es esencial.

La importancia de ir hacia el refugio puede ser entendida a través de un símil textual que compara la fe con una semilla. El entendimiento que conduce al ser humano a ir por refugio - el entendimiento y los terrores de la vida samsárica-, es la semilla que produce la facultad de la sabiduría y que eventualmente conduce a la penetración directa de las Cuatro Nobles Verdades.

El elemento de voluntad es la semilla para la renunciación - la fuerza que impele al ser humano a renunciar a su avidez, placeres y apegos egoístas -, que permite avanzar en la búsqueda de la liberación. Funciona de manera similar que la semilla de la práctica del recto esfuerzo, que es el sexto factor del Noble Óctuple Sendero, mediante el cual luchamos por abandonar los estados mentales impuros e insanos y cultivar los estados puros y sanos.

La devoción y reverencia a la Triple Joya son las semillas que germinarán como "confianza inamovible" (aveccappasāda). Es la seguridad que posee un noble discípulo, cuya confianza en el Buddha, el Dhamma y el Sangha , jamás será sacudida por alguna fuerza externa. En ese sentido, el simple acto de buscar el refugio, constituye una triple semilla que germinará como el desarrollo de las más altas facultades de recto entendimiento, recto esfuerzo y confianza inamovible. Con este ejemplo podemos nuevamente entender que tomar el refugio es esencial.