You are hereEl Camino hacia el Refugio / VI - Los Métodos para Ir hacia el Refugio

VI - Los Métodos para Ir hacia el Refugio


By devangelos - Posted on 30 December 2007

Los métodos para ir hacia el refugio, se dividen en dos clases generales: La forma superior o supramundana de ir hacia el refugio y la forma común o mundana de ir hacia él.

La forma supramundana de ir hacia el refugio, es la de una persona superior; es decir, la de un discípulo ariya que ha alcanzado el sendero supramundano, dirigiéndose irreversible-mente al Nibbāna.

Cuando una persona va al refugio de la Triple Joya, significa que va a un refugio superior, inamovible e invencible. Las personas ariyas nunca vuelven, a pesar y a través de sus futuros nacimientos -máximo siete -, a buscar el refugio en otro maestro que no sea el Buddha, en otra doctrina que no sea el Dhamma o en otra comunidad espiritual que no sea el Sangha.

El Buddha dice que la confianza depositada en la Triple Joya no puede ser sacudida por ninguna otra en el mundo, debido a que está firmemente enraizada y es inamovible.

La forma mundana y común de ir hacia el refugio, corresponde a aquella en la que las personas ordinarias, la vasta mayoría, por debajo del plano ariya, busca el refugio en la Triple Joya.

Este grupo de personas puede ser subdividido en dos tipos: las que se inician en el ir hacia el refugio y las que recurren nuevamente en ir hacia él. Iniciar el camino hacia el refugio es el acto formal de avanzar hacia él por primera ocasión.

Cuando una persona ha estudiado los principios básicos de las enseñanzas del Buddha, llevando a cabo alguna de sus prácticas y convenciéndose del valor que encierran para su vida, es probable que desee el compromiso con las enseñanzas por propia convicción. Hablando estrictamente, tan pronto como aflora en su mente un acto de conciencia que toma al Buddha, el Dhamma y al Sangha, como guías ideales, la persona ha iniciado su camino hacia el refugio en la Triple Joya, convirtiéndose en un discípulo buddhista laico (upāsaka).

Sin embargo, en la tradición buddhista y bajo circunstancias normales, generalmente se considera insuficiente mantenerse satisfecho únicamente con el hecho de ir hacia el refugio, como un acto interno de dedicación. Si alguien se ha convencido sinceramente de la verdad que encierran las enseñanzas del Buddha y desea practicarlas, es preferible en la medida de lo posible, ajustarse a la forma prescrita para ir al refugio de acuerdo con la tradición buddhista, orientada a recibir los tres refugios de parte de un bhikkhu, monje buddhista en completa ordenación y firmemente comprometido con la Orden Monástica.

Después de que alguien ha decidido ir hacia el refugio, deberá buscar a un monje calificado, a un maestro espiritual personal o a otro miembro respetado de la Orden, para comentar sus intenciones y planear la celebración de la ceremonia de entrega de los tres refugios.

Cuando llega el día programado, el aspirante deberá acudir al monasterio o templo, llevando ofrendas como velas, incienso y flores para el lugar donde se realizará la ceremonia y un pequeño presente para el maestro.

Después del acto de las ofrendas y, en presencia del maestro, unirá sus palmas en señal de saludo respetuoso (añjali) y se postrará tres veces ante la imagen del Buddha, en señal de reverencia al Buddha, al Dhamma y al Sangha.

Posteriormente, se arrodillará y pedirá al bhikkhu que entregue los tres refugios. El bhikkhu responderá: "Repita después de mí":

 

Buddhaṃ saraṇaṃ gacchāmi
Me refugio en el Buddha,

Dhammaṃ saraṇaṃ gacchāmi
Me refugio en el Dhamma,

Saṅghaṃ saraṇaṃ gacchāmi
Me refugio en el Sangha.

Dutiyampi Buddhaṃ saraṇaṃ gacchāmi
Por segunda ocasión me refugio en el Buddha,

Dutiyampi Dhammaṃ saraṇaṃ gacchāmi
Por segunda ocasión me refugio en el Dhamma,

Dutiyampi Saṅghaṃ saraṇaṃ gacchāmi
Por segunda ocasión me refugio en el Sangha.

Tatiyampi Buddhaṃ saraṇaṃ gacchāmi
Por tercera ocasión me refugio en el Buddha,

Tatiyampi Dhammaṃ saraṇaṃ gacchāmi
Por tercera ocasión me refugio en el Dhamma,

Tatiyampi Saṅghaṃ saraṇaṃ gacchāmi
Por tercera ocasión me refugio en el Sangha.

El candidato deberá repetir cada línea después del bhikkhu. Al finalizar, el bhikkhu dirá: "Saraṇāgamanam sampuṇṇam", "la búsqueda del refugio se ha realizado". Con esta ceremonia, formalmente se convierte una persona en seguidor laico del Buddha y permanece como tal, mientras el ir al refugio permanezca intacto.

Para lograr que el ir hacia el refugio sea especialmente fuerte y definitivo, el candidato debe confirmar su aceptación del refugio, declarando al monje lo siguiente: "Venerable Señor, tenga a bien aceptarme como un discípulo laico que camina hacia el refugio a partir de este día y hasta que finalice mi vida". Esta frase es añadida para mostrar la resolución de la persona de abrazarse a los tres refugios, como guía ideal para el resto de su vida.

Posterior a la declaración de los refugios, el bhikkhu usualmente dirige los Cinco Preceptos, que son las observancias éticas de abstinencia; tales como matar, robar, mala conducta sexual, conversaciones falsas y consumo de intoxicantes. Estas observancias serán discutidas con posterioridad.

Viviendo la experiencia de la ceremonia formal de tomar el refugio, el individuo abiertamente abraza las enseñanzas del Buddha y se convierte por primera ocasión, en seguidor autodeclarado del Maestro.

El acto de buscar el refugio no debe ser un evento que ocurra solamente una vez durante el transcurso de la vida y que se desvanezca con el tiempo.

Por el contrario, es un método para cultivar una práctica de desarrollo interno que debe ser asumida regularmente, repetida y renovada cada día como parte de la rutina diaria.

De igual manera en que cuidamos nuestro cuerpo lavándolo cada mañana, debemos cuidar nuestra mente, implantando en ella cada día la semilla fundamental para el desarrollo a lo largo del sendero buddhista, esto es el ir por refugio.

La recitación de los refugios debe realizarse preferentemente dos veces al día, repitiendo cada refugio en tres ocasiones; pero en caso de carecer de tiempo para llevar a cabo este acto en dos ocasiones, deberá realizarse una vez como mínimo diario, con tres repeticiones de cada refugio. La toma diaria de los refugios, se torna más efectiva si se realiza en un espacio apropiado para la devoción o en una casa, frente a un altar con la imagen del Buddha y permanece arrodillado con las palmas de las manos unidas; pero antes de la recitación de la formula del refugio, pude ser de gran ayuda visualizar los tres objetos del refugio, despertando el sentimiento de estar en su presencia.

Para representar al Buddha, puede visualizarse un cuadro con la figura de un Maestro. El Dhamma puede ser representado, por visualización, frente al Buddha, por tres volúmenes de escrituras que simbolizan el Tipiṭaka, que son las Tres Colecciones de Escrituras Buddhistas o puede ser representado también por la "rueda del Dhamma" (Dhammacakka), con sus ocho aristas simbolizando el Noble Octuple Sendero que convergen al centro en el Nibbāna; debiendo la rueda ser brillante y hermosa e irradiar destellos dorados.

Para representar al Sangha, se puede visualizar en cada lado del Buddha a los dos discípulos maestros Sariputta y Mogallana; incluso como alternativa, alrededor del Buddha, a un grupo de monjes, todos ellos devotos a las enseñanzas, Arahants que han vencido las impurezas y alcanzado la liberación perfecta.

Con profunda fe y confianza, mientras se retienen las imágenes visualizadas ante nuestra visión interna, la persona procederá a recitar con sentimiento y convicción, tres veces la fórmula del refugio. Si está practicando la meditación, es especialmente importante repetir dicha fórmula antes de comenzar el período de meditación, ya que ésta proporciona la inspiración necesaria para sostener el esfuerzo a través de las dificultades que aparezcan en el camino.

Por esta razón, aquellos que emprendan la meditación intensiva y vayan al retiro en soledad, deberán recurrir al método normal de recitación, sólo que con una variación especial:

Ahaṃ attānaṃ Buddhassa niyyātemi Dhammasa Saṅghassa
Entrego mi persona al Buddha, al Dhamma y al Sangha.

Entregando su persona y su vida a la Triple Joya se protegerá contra los obstáculos que puedan emerger e impedir su progreso y salvaguardarse contra apegos egoístas hacia los logros que pudiera alcanzar.

Sin embargo, esta variación en la recitación de la fórmula del refugio no debe ser tomada en forma ligera, ya que las consecuencias podrían ser muy serias. Es necesario señalar, que para propósitos ordinarios, será suficiente recurrir a la fórmula normal de recitación diaria, citada con anterioridad.