You are hereBuddhismo en Pocas Palabras / X-Nibbana

X-Nibbana


By devangelos - Posted on 24 December 2007

Capítulo 10

Nibbana

 

Este proceso de nacimiento y muerte continúa ad infinitum hasta que este flujo se transmuta, por así decirlo, en Nibbanadhatu, el objetivo final de los budistas.

El término pali Nibbana está formado or Ni y Vana; Ni es un fragmento negativo y Vana significa codiciar o anhelar con vehemencia. “Se le nombra Nibbana por cuanto es una salida del anhelo llamado Vana, codicia”. Literalmente, Nibbana significa desapego.

También se puede definir como la extinción de la codicia, el odio y la ignorancia. “El mundo entero está en llamas”, dice el Buddha. “¿Por medio de qué fuego se enciende? Por el fuego de la codicia, el odio y la ignorancia, se enciende por el fuego del nacimiento, la vejez, la muerte, el dolor, la pesadumbre, la aflicción, la desesperación”.

Por el hecho de que no podemos percibirlo con nuestro conocimiento mundano, no debemos entender que Nibanna es la nada o un estado de aniquilación. No puede decirse que la luz no existe sólo porque el ciego no la ve. También, en aquella historia bien conocida, el pez que discute con su amiga, la tortuga, concluye triunfalmente que no hay tierra.

El Nibbana de los budistas no es simplemente la nada o un estado de aniquilación, pero no hay palabras para expresar adecuadamente lo que es. Nibbana es un Dhamma que es “no-nacido, no-originado, no-creado y no-formado”. Por tanto, es eterno (Dhuva), deseable (Subha) y feliz (Sukha).

En Nibanna nada se “eterniza” ni se “aniquila”, a no ser el sufrimiento.

De acuerdo con las Escrituras, se hace referencia a Nibbana Sopadisesa y Anupadisesa. Éstos, de hecho, no son dos clases de Nibbana, sino el único Nibbana que recibe su nombre de acuerdo con la forma en que es experimentado antes y después de la muerte.

El Nibbana no se sitúa en lugar alguno ni es una especie de cielo en donde reside un ego trascendental. Es un estado que depende de este mismo cuerpo. Es un logro (Dhamma) que está al alcance de todos. Nibbana es un estado supramundano adquirible aun en la vida presente. El Budismo no afirma que este fin último podría alcanzarse sólo en una vida futura. Aquí se ubica la principal diferencia entre la concepción budista de Nibbana y la concepción no-budista de un cielo eterno alcanzable sólo después de la muerte o una unión con un Dios o Esencia Divina en una vida después de la vida. Cuando el Nibbana se realiza en esta vida con la permanencia del cuerpo, se le nombra Sopadisesa Nibbana-dhatu. Cuando un Arahat alcanza el Parinbbana, después de la disolución de su cuerpo, sin residuo alguno de su existencia física, se le denomina Anupadisesa Nibbana-dhatu.

En palabras de Sir Edward Arnold:

[*] Párrafo en proceso

Desde una perspectiva metafísica Nibbana es la liberación del sufrimiento. Desde l aperspectiva psicológica Nibbana es la erradicación del egoísmo. Desde la perspectiva ética Nibbana es la destrucción de la codicia, el odio y la ignorancia.

¿El Arahat existe o no después de la muerte?
Responde el Buddha:

“El Arahat que ha sido liberado de los cinco agregados es profundo, inconmensurable como el poderoso océano. Decir que renace no se ajusta al caso. Decir que ni renace ni no renace no se ajusta al caso”.

Robert Oppenheimer, a scientist, writes:

No se puede decir que un Arahat renace pues todas la pasiones que condicionan el renacimiento son erradicadas; ni se puede decir que el Arahat es aniquilado puesto que nada hay para aniquilar.

Escribe Robert Oppenheimer, un científico:

“Si preguntamos, por ejemplo, si la posición del electrón permanece igual, debemos decir ‘no’; si preguntamos si la posición del electrón cambia con el tiempo, debemos decir ‘no’; si preguntamos si el electrón está estático, debemos decir ‘no’; si preguntamos si está en movimiento, debemos decir ‘no’.

“El Buddha ha dado tales respuestas al preguntársele sobre las condiciones del yo humano después de la muerte; [*] pero no son respuestas habituales desde la tradición de la ciencia de los siglos XVII y XVIII.

[*] Evidentemente, quien escribe se refiere al estado de un Arahat después de la muerte.